Qué ver y hacer en Chefchaouen en 4 días

Qué ver y hacer en Chefchaouen en 4 días

Aquí vamos con el post dedicado qué ver y hacer en Chefchaouen en 4 días. Si pensáis viajar a Chefchaouen no dejes de leer ya que os contaremos todo lo referente al viaje.

Decir que nosotros fuimos del 2 al 5 de Marzo. Teníamos pensado visitar también Asilah pero nos recomendaron quedarnos mejor en Chefchaouen todos los días, ya que el transporte de un sitio a otro era complicado. Se tardan 3h de Chefchaouen a Tánger Ville y luego allí deberíamos encontrar combinación para Asilah, por lo que se perdería un día prácticamente y por ello lo descartamos. Además, Asilah al parecer es mejor visitarla sobre Junio para poder disfrutar mejor de la playa.

Si os interesa saber cuanto nos costó viajar a Chefchaouen aquí os dejamos nuestro presupuesto para este viaje:

Presupuesto para viajar a Chaouen

Qué ver y hacer en Chefchaouen en 4 días

Día 1

Nuestra finalidad era viajar a Chefchaouen pero antes había que llegar a Tánger. Hay varias opciones para llegar a Marruecos desde España. Nosotros salimos en ferry desde Algeciras con llegada al puerto marítimo de Tánger Med. En el siguiente enlace hablamos sobre ello. Sin duda alguna os recomiendo que lo leáis antes que nada ya que os hablamos del tema del transporte al detalle.  Así que si queréis saber cómo llegar a Chefchaouen, aquí os dejo el enlace:

Transporte desde España a Chaouen

El viaje no comenzó nada puntual. El ferry se atrasó una hora, por lo que perdimos el bus que teníamos pensado tomar que nos llevaría a Chefchaouen. Así pues, el primer día fue día totalmente dedicado al transporte. Tengo que decir que era la primera vez que íbamos a Marruecos. Por supuesto que ahora, teniendo experiencia y sabiendo cómo funciona allí el transporte, sería diferente.

Comer en Tánger

El primer día estuvimos en Tánger ciudad donde degustamos nuestros primeros dulces marroquíes cerca de la estación de autobuses, en el césped de Riad Tetuán. Además, almorzamos en “Restaurante Los Barrios”. Era nuestro primer contacto con la comida marroquí allí, con pan marroquí. El pan nos enamoró. Y es que… ¡vaya pan!. A los que disfruten comiendo y lo hayan probado nos darán la razón.

Pan

Llegamos a Chefchaouen

Al llegar a Chefchaouen eran ya las 21:00h aproximadamente, por lo que de noche poco pudimos ver. Bueno sí, ¡vimos el azul de Chefchaouen y sus gatos! Además de eso, lo único que hicimos fue buscar el hotel para descansar del viaje. Nosotros nos alojamos en el “Hotel Casa Miguel”. El sitio estaba bien aunque tenemos que decir que el check-in se hace en un sitio diferente a donde os tenéis que alojar. Nosotros nos quedamos en el mismo sitio del check-in pero supongo que sería porque había pocas personas alojadas. Por lo demás todo bien. La chica fue muy agradable y en este caso cerraban las puertas  las 23:00.

Casa Miguel

Mientras dormíamos escuchamos nuestra primera llamada a la oración. No se nos olvida, nos quedamos flipando. Escuchamos a gente decir que se ponían tapones en los oídos porque les molestaba. Yo en cambio desde que lo escuché esa primera vez, estaba deseando que volviese a sonar.

Día 2

El siguiente día lo empezamos yendo a desayunar a un sitio que vimos ya recomendado por otros compañeros viajeros y bloggers. El nombre del sitio es “Restaurante La Paloma” y desayunamos muy bien. La verdad es que fue barato. Aunque tengo que decir que en los demás sitios los desayunos rondaban por el mismo precio y tan ricos como este. Nosotros nos tomamos zumo de naranja, thé y tostadas con miel, mermelada y mantequilla.

Desayuno

Piérdete por las calles de Chefchaouen

Empezó a llover y no paró realmente en todo el día. Nos fastidió un poco aunque no nos impidió hacer el recorrido de la visita que teníamos en mente. Aunque luego descubrimos que para disfrutar de Chefchaouen, lo mejor es que os perdáis. Perdeos por sus calles llenas de vida, de niños y de tiendas. De colores y olores a cuero, a dulces y a pan. Es como mejor se disfruta de Chefchaouen.

Ambiente en Chaouen

Ese día lo dedicamos a eso. Nos olvidamos del reloj y anduvimos por sus calles. Nosotros dimos con muchos riads, hoteles y hostales (algunos con nombres españoles como Miguel o Antonio). Por lo que si solo habéis ido con reserva para una noche, no os preocupéis porque hay muchas alternativas. Vimos muchísimas tiendas llenas de cositas preciosas tales como espejos, mochilas, telas… Recordad el regateo en todo momento. Tened en cuenta que mientras paseáis puede que tengáis a residentes queriendo ofreceros porros, entre otros tipos de sustancias. Hay que decir también que había algunos que con solo decirle NO bastaba, pero otros eran muy insistentes. También es común que te ofrezcan en restaurantes el combo: “menú + porro”.

Dulces marroquíes

Como ya os hemos comentado por fotos vía Instagram, nosotros comíamos dulcecitos antes almorzar y después, para merendar y para antes y después de cenar. Y es que nos encantaron y al ser tan baratos no nos podíamos resistir ante ellos. ¡No podíamos! No os vamos a decir ningún puesto en especial donde ir a comprarlos porque realmente están buenos en todos y cada uno de ellos.

Dulces

Almuerzo en Chefchaouen

La parada para almorzar fue en el “Restaurante La estrella” junto a “La Paloma”. Allí degustamos un tajine de pollo y verduras (bastante rico) además de pollo con patatas y aceitunas. Muy curioso lo de las aceitunas ya que estas estaban calientes. Al ratito de estar allí sentados nos pareció escuchar español y efectivamente. Se trataba de una parejita majísima del norte de España, Tania y Fernando. Tuvimos la suerte de compartir varios momentos en Chefchaouen con ellos.

Estrella

Un thé en Chefchaouen

Sobre las 7 o así fuimos en busca del “Restaurante Aladdin” donde nos tomamos un “thé”. Hay unas vistas muy buenas desde allí. Sin duda este restaurante es una parada obligatoria si vais a Chefchaouen, ya que desde las plantas altas tendréis unas magníficas vistas que dan a la “Place Outa el Hammam”. El restaurante está muy chulo decorado y es bastante grande.

Aladdin entrada

Aladdin

Cena en Chefchaouen

Para finalizar con el día fuimos a cenar al “Restaurante Al-Kassaba” donde probamos una sopa de verduras que estaba riquísima y un cous-cous. Al terminar de cenar paseamos hacia el hotel. En cuanto a la comida, tened cuidado con el agua de grifo y con la fruta y verdura fresca no cocinada cuando comáis. Es recomendable evitarlo en la medida de lo posible y consumir solo agua embotellada.

Al Kassaba

Como sugerencia, no volváis muy tarde al hotel ya que el ambiente cambia totalmente. Además, hay alojamientos que cierran las puertas a determinada hora (como pasaba en el nuestro).

Chaouen noche

Día 3

Esta vez nos levantamos y fuimos a desayunar a “La estrella”, el mismo lugar donde almorzamos el día anterior y fue todo un acierto. Además, volvimos a coincidir con Tania y Fernando y más tarde se nos unió un artista valenciano. Así que estuvimos  toda la mañana charlando y compartiendo risas, mientras el valenciano se dedicaba a dibujar. El día estaba lluvioso, por lo que pasar la mañana todos juntos era lo que más apetecía.

Comprar en Chefchaouen

Sobre las 13:00h salimos para dar una vuelta por la plaza y los alrededores buscando una tienda de aceites y jabones naturales llamada “La botica de la Abuela Aladdin”.

La botica de la Abuela Aladdin

No podéis viajar a Chefchaouen sin ver esta tienda. Os la recomendamos totalmente. Tienen unos aceites, jabones y champús que son una maravilla. Decidimos comprar varios productos y “bajar el desayuno” yendo a llevar la compra de esta tienda al hotel.

Botica

Por supuesto no pudo faltar pararnos en la pastelería para comprar algo. Salimos del hotel en busca del “Restaurante Aladdin”, para disfrutar comiendo a la vez que disfrutábamos de las vistas que ofrece este restaurante. Desde el salón de la primera planta hay una cristalera y se puede ver la plaza pero os recomendamos que subáis a la terraza. Es espectacular, sino juzguen vosotros mismos.

Terraza Aladdin

Como recomendación en este punto, aunque este restaurante ofrece menús (más caros que en otros lugares), con un menú comimos los dos y terminamos bastante llenos. El menú aquí ronda los 85 DH (8.5 €), pero el postre es algo que no os podéis perder aquí.

Postre
El resto del día lo empleamos en hacer compras para llevarnos de vuelta. Compramos imanes para la nevera, llaveros, carteras, lamparitas y como no podía faltar, una mochila de cuero.

Regatear en Chefchaouen

El regateo y la diferencia de precio de los productos entre distintos puestos es bestial. El mismo imán lo encontramos en una tienda por 30 DH y en otra por tan solo 5DH. También es común que los vendedores te pregunten a ti cuando pagarías, en vez de darte un precio de venta. Como recomendación, es mejor escuchar primero la oferta del comerciante.

Tiendas

 

Por ejemplo, por la mochila de cuero nos pidieron en un principio 400 DH y después de un regateo intenso, nos pidieron 200 DH. Estoy seguro de que se le podría haber regateado más. Así que no vayáis buscando el mejor precio, sino tened en mente cuánto es lo máximo que pagaríais por el producto.

Cervezas en Chefchaouen

Sobre las 7 de la tarde, Tania y Fernando nos invitaron a tomar cervezas con algunos amigos también españoles en el “Hotel El Parador”. Por supuesto, aceptamos. La verdad es que fue el primer lugar donde encontramos cervezas. Los musulmanes no consumen alcohol, aunque tienen fábricas de cerveza propias y los restaurantes necesitan un permiso para poder venderla. La verdad es que las cervezas no eran baratas en aquél sitio, nos costó 50 DH (5€) el botellín de la marca Casablanca, aunque el momento merecía la pena.

Cerveza

De allí nos fuimos a un bar de mucha menos presencia pero con las cervezas más baratas (no recordamos el nombre). A 20 DH (2€) el botellín  de la marca Stork. Mientras consumiamos las cervezas, el camarero nos invitó a pescado y varias ensaladas.

Al salir del bar nosotros decidimos volver al hotel para poder descansar y poder aprovechar la mañana del último día, ya que el tiempo daba mejoría.

Día 4

Este día teníamos para disfrutar hasta las 12 de la mañana, hora a la que quedamos con Tania y Fernando para compartir un taxi de vuelta para Tánger.

Nos levantamos temprano y cámara en mano, nos fuimos a desayunar de nuevo a “La Estrella”. No nos detuvimos mucho en el desayuno y nos dirigimos a la Alcazaba de Chefchaouen, donde por 10 DH (1€) tienes acceso. Creo que no dejamos ningún rincón sin recorrer de la alcazaba. Es grandecita y desde la torre se ve unas vistas muy bonitas de la plaza y la verdad es que por 10 DH merece totalmente la pena.

Alcazaba

Además, desde la Alcazaba se puede ver la Iglesia Católica que hay en una montaña. Nosotros no pudimos subir porque como ya os hemos comentado, nos llovió todos los días y el Domingo (que ya estaba soleado) no nos dio tiempo. Aún así la fotografiamos desde la Alcazaba y aquí os dejamos con la foto.

Iglesia Católica

Al salir de allí, fuimos a ver el río que no pudimos ver bien los días anteriores.

Río
Aprovechamos también que el día estaba bueno para fotografíar las calles y los rincones que más nos gustaron.

Puerta colores

Casas

Colores

Mural

Henna en Chefchaouen

Así que la mañana se nos pasó volando ya que a las 11 tuvimos que ir al hotel para terminar de guardar las cámaras e iniciar la ruta de vuelta. Vale, no os vamos a mentir, camino al hotel no pudimos resistirnos en pararnos para hacernos un henna cada uno, en la plaza Outa el Hammam. Mereció totalmente la pena y pagamos 60 DH por ambos.

Viajar a Chaouen

Taxi compartido de Chefchaouen a Tanger Ville

Tania y Fernando sabían perfectamente dónde estaba la parada de taxis que nos interesaba, pero eso no evitó tener a taxistas detrás nuestras intentando negociar y aprovecharse de la situación. Al final llegamos a la parada de taxis que pretendíamos. La vuelta nos costó 70 DH (7€) por persona y en solo 2 horas y cuarto estábamos en Tánger Ville. Así que el taxista echó de comer al coche y rumbo a Tánger.

Gasolinera

Comer en Tánger Ville

Al llegar a Tanger Ville nos despedimos de los gallegos y como nuestra vuelta en ferry era las 18:00h decidimos comer algo rápido en Tánger Ville y tomar un transporte hacia el puerto de Tánger Med. Dimos con un sitio de comida rápida y ahí nos quedamos. La verdad es que era barato y todo muy bueno. Se llamaba “Snack Mozart” y nos pedimos unas hamburguesas con patatas fritas.

Snack Mozart

En bus al puerto

Terminamos de comer y nos preguntamos si cabría la posibilidad de volvernos en un petit taxi pero no fue posible. De nuevo nos querían cobrar un dineral y como íbamos con tiempo nos decantamos por el autobús I3.

Por supuesto, el viaje lo finalizamos al igual que lo comenzamos, con retrasos. El ferry que debería salir a las 18:00h, se programó para las 19:00h, pero hasta las 20:15h no nos dejaron entrar en el ferry, para terminar saliendo a las 21:00h. Si a esto le sumamos el tiempo del transporte y el cambio horario, llegamos a Algeciras a las 23:30h. Os recordamos que tenéis más información acerca del transporte en el siguiente enlace: El transporte de España a Chaouen.

Conclusión del viaje a Chefchaouen

A modo resumen os podemos comentar que viajar a Chaouen o a Marruecos en general es barato (en el siguiente enlace podéis comprobarlo Presupuesto para viajar a Chaouen) y que es un destino donde desde el momento uno ya tenéis anécdotas que contar. Es un viaje muy especial y diferente en todos los aspectos.

Así que si vais por tierras marroquíes, os recomendamos el regateo y que os arméis de paciencia, si desesperación sobre todo con el tema del transporte. Como suelen decir ellos, “la prisa mata, amigo”.

Mezquita

Esperamos que os haga gustado el post y os haya sido de utilidad.

Os dejamos con un minivideo que grabamos en Chaouen (para que os entren más ganas de viajar a Chaouen).

 

 

Contenido exclusivo: Descarga itinerario recomendado y mapa para usar Off-Line

¡Hasta la próxima viajeros!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.